Ladrón

Aquel día en el parque, me dispuse a sentarme en un banquillo

al centro y así poder observar el lugar en donde vivo

personas, hogares, calles infestadas de ruido provocado por los primeros

avenidas llenas de automóviles, camiones y edificios que se imponen al paisaje que me tiene preso

aun con pluma, papel y humo corriendo por mis pulmones me siento atrapado y analizo.

Nacido en un Estado con mala fama

cuando era pequeño supongo que no lo notaba

la maldad que hay entre calles donde la ley no cuenta

en la obscuridad de las noches y madrugadas temes que un ladrón te salga

y que te haga pasar un mal rato, mejor dar todas tus pertenencias, algunos por un celular ya matan

su condición social lo obligo a dejar atrás sus valores para mantener a su familia

él es el único que lleva la comida a la mesa

o quizá todo lo contrario, no hay nadie que le quiera en casa

toma un arma, sale a las calles y se dispone a conseguir lo que desea.

Me pregunto como puedes dormir por las noches sabiendo que a tus iguales has despojado de sus pertenencias

personas que, aunque no lo creas están en tu misma situación económica

la diferencia es que ellos tienen un trabajo de verdad

el tuyo ya no lo es desde que empezaste a arremeter con cualquiera

no importa cuánto lo disfraces rezándole al santo que mas quieras

Como puedes vivir sabiendo que por un aparatejo y una cartera

a un joven, una madre o un padre; joder a una persona, le has quitado la vida

trato de comprender para no sentir rencor y desear que tu seas el que muera

pero seguro que la has pasado mal desde la infancia

a lo mejor sientas

eres el único que sufre por las condiciones en este país de mierda

y solo te alcanza el valor para desquitarte con los de tu alrededor.

Cuidado donde llegues en algún momento a la cárcel

sistema penal fallido que solo obliga a ser aún más maleante

porque de lo contrario solo saldrás de ahí como un cadáver

así que antes de que esta historia pase entiende que la vida es dura y cruel

que algunos tienen mejor suerte al nacer

y para cambiarlo a la población no tienes que joder

eres la parte opuesta que mantiene con miedo a la gente

de hacer este país un basurero formas parte

porque tu cerebro no te da para entender que atacas y lastimas a tu propia gente maldito ladrón ojete.

 

Liberta.

Anuncios

Un cambio

Hace un par de semanas se llevaron a cabo elecciones en mi país, después de tanta polémica, separación política y una gran suma de dinero invertida en publicidad (“campaña” le llaman); por fin se decidió un ganador. La victoria del candidato ganador fue aplastante, lo que significa que mucha gente puso su confianza o sus esperanzas en Andrés Manuel, supongo que el señor tiene una gran responsabilidad y tendrá que llevar a cabo un acto de fe inmediato a su toma de posesión para que las personas que votaron sigan creyendo en el pues, es muy cierto que estamos cansados de pura demagogia y promesas que nunca se cumplen.

Lo anterior es otra historia, si bien, el próximo presidente será alguien que la gente ve como el salvador del país y que su elección marca un cambio para la política mexicana no se verá reflejado si no existe también un cambio en la mentalidad mexicana, cosa que veo muy lejana porque para la mayoría es más fácil responsabilizar al gobierno de la situación en el país, que aceptar nuestras fallas como comunidad. El problema no radica en tenerlas si no, en no asumirlas como tales. La gente tira basura en donde se le antoja, según ellos, que no pasa el camión que la recolecta; puedo creerlo, pero se piensa un poco antes de solo desecharla en cualquier lugar, daño al aire que respiran, al suelo que usan, daño al paisaje de la comunidad en la viven, inundaciones, etc.., creo que no es responsabilidad del gobierno enseñar a utilizar el sentido común. Odian el tráfico y al tener prisa pasar de carril en carril, no respetar semáforos ni señalamientos, estacionarse donde no se debe, dar vuelta no se puede es la mejor solución ¿gracioso, no? Así podría seguir, describiendo todas y cada una de las situaciones sinsentido que mi país vive día a día.

A un cuando existen problemas de corrupción, violencia, pobreza, desconfianza a las autoridades (bien justificada), inequidad social, abusos, mala administración de recursos y un sistema tedioso y poco eficiente, es menester darse cuenta que aun como un grupo de personas que viven en sociedad y por tanto comparten necesidades y actividades existen bastantes diferencias tanto económicas, sociales, culturales y políticas como de creencias y maneras de pensar pero, esto no es razón para odiarse mutuamente, al contrario, debe existir cooperación y tolerancia para buscar soluciones a estas diferencias y así, solo así, con este tipo de unión se podría presionar a los gobernantes para que también den solución a las problemáticas que existen en todo el país y también, con una población unida estaríamos más preparados para exigir que se cumplan las promesas que se han echado a la espalda las autoridades, porque si la población no exige ellos hacen lo que se les antoja.

Debe existir un cambio a nivel población, cooperación, se debe dejar el trato con desden e indiferencia a las personas ajenas a los “nuestros”, aprender a ver más allá de una nariz de distancia y sobre todo a hacer un análisis de nuestro comportamiento antes de soltar palabras al aire sin sentido. Antes de sentir vergüenza por el gobierno que les toque tener, sientan pena por como el ego y la desunión ha transformado a la sociedad donde viven, donde la confianza está demasiado atrofiada y los que obran mal, aun sabiéndolo les es difícil aceptarlo.

Por todo esto; en conjunto con el mal gobierno, el país está en la ruina, es tiempo de no otorgarles toda la responsabilidad y confianza a ellos, debemos tomar las riendas de nuestras responsabilidades como ciudadanos, respetar a los demás, participar en actividades y programas sociales, informarnos, leer, aprender y comprender nuestro entorno para poder alzar nuestra voz y esta vez, juntos presionar para que no nos vuelvan a engañar pues, verde, azul o café, siguen siendo políticos y la historia nos ha demostrado que siempre nos han fallado, como población debemos estar preparados para evitar que se sigan riendo en nuestras caras, ya votamos y se presentó un cambio, pero también nos toca a nosotros cambiar.

Liberta.