Amante

En algún rincón del país.

28 de septiembre del 2017



Querida mía:

 

Tu cuerpo frecuentemente se hace presente en mi mente, debo reconocer que, en tema de sexo eres la primera en la que pienso, vienen a mí imágenes del pasado y de situaciones que años atrás no hubiera podido pensar pues, en ese tiempo tenía limitada imaginación, aun había tabús. Contigo el deseo era elevado, solo tu has logrado sacar mi lado mas sensual, ese que te devoraba centímetro a centímetro sin dejar un espacio que mis labios no tocaran, solo contigo disfruto mas del juego previo que de la consumación del acto sexual, verte en diferentes posiciones con o sin ropa, rozar tu piel, acariciar tus pecho y nalgas, disfrutar del monumento que es tu cuerpo y que me concedas esa mirada tan furtiva que me reta a seguir y no parar hasta verte satisfecha. Lástima que todo lo anterior se ha ido difuminado poco a poco, ya que por razones aleatorias no hemos podido vernos, cada uno tendrá las suyas y es que, ya hace mucho que no te veo, dime ¿aún debo guardar tus privilegios de amante?

 

Disculpa si no puedo ofrecerte mi amistad, lo entenderías si sintieras el calor que siento al verte, y no, te juro que no estoy enamorado de ti, solo de tu forma de tratarme en la cama, atracción pura. Que ingenuo fui al creer que esto era especial y que no acabaría; a pasado el tiempo, hemos crecido y este juego ya no parece tan divertido como antes.

 

Guardare nuestro secreto en algún lugar de mi mente desordenada, ya no tratare de seducirte y dejarte llevar por el placer que sentíamos, entiendo perfectamente que tienes todo lo que quieres y no tienes la necesidad de buscar nada más, supongo que yo debería hacer lo mismo. Hace tiempo que me cuesta ver una relación más allá de lo sexual y en realidad, funciona muy bien, al menos para mí, me acostumbre a lo frio y lo cálido me asusta, pero esa es otra historia.

 

En fin, nuestra aventura se ha terminado.



Atte. Liberta

 

Anuncios